domingo, 9 de julio de 2017

Reseña: The Giver 4 - El hijo



The Giver 4 - El hijo



Título: El hijo
Tetralogía: The Giver 4
Autor: Lois Lowry
Páginas: 364
Publicado en: 2014
Editorial: Círculo de lectores
Género: Distopía, Fantasía






Sinopsis



En la Comunidad, eligen a Clara como Biomadre y, como es preceptivo, su Neoproducto le es arrebatado antes de que pueda verlo. Ella, contraviniendo las normas, lo busca, lo encuentra y no puede evitar quererlo como una verdadera madre. Ambos abandonan la Comunidad hacia destinos bien diferentes. ¿Tendrá el amor fuerza suficiente para volver a reunirlos?


Opinión

 

 Atención


Si no has leído los tres libros anteriores de esta tetralogía es recomendable que no sigas leyendo esta reseña, puesto que es muy probable que mencione ciertas cosas de los anteriores, aunque intentaré evitarlo.



Hace unos tres años o así empecé a leer The Giver. Creía que era una trilogía así que cuando terminé el tercero creí haber terminado la historia. Pero más tarde descubrí que había cuatro. No sé cómo he sido capaz de esperar tanto a leer este, los anteriores me gustaron bastante, pero bueno, lo importante es que al fin lo he leído, ¿no?
Los que hayáis leído esta tetralogía, o al menos alguno de los libros, sabéis que los primero libros, El dador de recuerdos y En busca del azul, no tienen relación entre ellos, son distintos lugares con distintos personajes y distintas historias. Ya en el tercero, El mensajero, encontramos cierta relación, es el que conecta los dos primeros.
En El hijo por fin se conectan los tres y se cierran las historias, sabemos qué ha sido de esos personajes, cómo es su vida después de todo por lo que pasaron etc.

Esta vez la protagonista es Clara, una joven que al cumplir los doce años fue seleccionada para ser Biomadre y que a sus catorce años ya tiene su primer y único bebé. Pero las cosas no salen bien, para ella todo va a ser distinto.
Este libro está dividido en tres partes. La primera sucede en la misma comunidad que en el primer libro y en su misma línea temporal, es decir que mientras Jonás (del primer libro) descubre su don y aprende a controlarlo (y todo lo que ocurre en aquél libro), Clara está teniendo a sus bebé, su neoproducto, al que no puede ver ni mucho menos tocar.
Como ya sabéis (o deberíais saber) en esta comunidad todo está controlado: el clima, la cantidad de nacimiento, lo que se come, etc. Además hay cosas que está prohibidas, las embarazadas, por ejemplo, no pueden hablar de sus embarazos y mucho menos del parto; está prohibido mentir y tener secretos; Tampoco pueden haber dos personas vivas con el mismo nombre, y mucho menos que sean iguales (¿gemelos como dos gotas de agua? Prohibido). También hay muchas cosas que esta gente desconoce por completo como los colores (lo ven todo en blanco y negro), los sentimientos (¿Amor? ¿Odio? ¿Envidia? ¿Qué es eso?), los animales, los insectos… Sin embargo si saben de matemáticas, gramática, tecnología…
 Puesto que los sentimientos son totalmente ajenos a ellos, las parejas son seleccionadas, es decir, si quieres un cónyuge y, por tanto, una familia, debes solicitarlo y al cabo de un tiempo te dan uno compatible contigo, pasados tres años, sin la convivencia ha sido buena, ya podéis solicitar un bebé. Sólo nacen 50 al año, por tanto cada año se reparten 50 bebés. A lo largo de la vida familiar sólo se permite tener dos hijos, uno de cada género, además ya vienen con su nombre puesto y todo.
Que sociedad tan perfecta y maravillosa, ¿no? ¿Quién no quiere vivir en una sociedad fría y cruel (aunque no sepan que lo son) donde no hay sentimientos ni emociones y nadie se pregunta a cerca de las cosas?

Ahora bien, en cuanto a la historia de Clara, como ya he dicho a los doce años fue seleccionada para ser Biomadre, ese es su trabajo, es para lo que sirve, para traer bebés al mundo mediante inseminación artificial. Las biomadres sólo pueden llegar a tener un máximo de tres neoproductos (bebés), después son reubicadas en otra Tarea, otro trabajo. En el caso de Clara no es así, el parto no fue bien, tuvieron que hacerle una cesárea para sacar al bebé, es más importante la vida del bebé que de la madre. Como es normal en esta sociedad, Clara no ve a su hijo ni siquiera durante el parto, es más, ni siquiera sabe si es niño o niña, eso lo averigua después gracias a un descuido. Puesto que ella no toma las pastillas que eliminan el color, los sentimientos y demás, Clara siente la urgente necesidad de encontrar a su hijo y estar con él. Si habéis leído el primer libro seguro que adivináis qué bebé es el suyo.
Tras ciertos sucesos que ocurren tanto en este libro como en el primero, Clara logra escapar de la comunidad.
Y aquí llega la segunda parte, que en mi opinión es algo más lenta y tranquila, lo más emocionante de esta parte está al final.
Pasamos de una ciudad futurista, donde todo está controlado, a una aldea algo más… antigua, por decirlo de alguna manera, donde las cosas son algo más normales, más reales.
Aquí la vida de Clara cambia casi por completo. Descubre la existencia de los animales y los insectos, aprende los colores, las plantas, se hace más fuerte. Al igual que en la realidad, la gente es bastante cotilla, les encantan los chismes y rumores y eso sumado a las envidias llega a hacer bastante daño, pero esas cosas solo hacen daño si una lo permite. Esas cosas a Clara no le importan, sólo tiene una única preocupación: encontrar a su hijo.
De la tercera parte no voy a hablar mucho porque si no haría unos spoilers enormes. Tan solo diré que es la más emocionante (lógico, es el final del libro y de la tetralogía). Es aquí donde al fin se cierran todas las historias, donde conocemos el final de todos por personajes, tanto de este libro como de los anteriores.

Valoración












No hay comentarios:

Publicar un comentario